jueves, 4 de diciembre de 2008

Entrada 60 (Es una entrada Especial, y por eso no tiene título Especial)

60 entradas.. Asu! no pensé llegar tan rápido hasta aqui, pero bueno.
Es especial porque han sido dos semanas muy cargadas, muy contradictorias, muy cansadas, llenas de retos y problemas, llenas de imprevistos e improvisaciones, y de preguntas, muchas preguntas.
Pero bueno, he de recapitular porque sino no me entenderán ni papas.
Todo comenzó hace un buen tiempo, pero creo que se volvió crítico la semana pasada. Me esperaba una semana cansada:
Domingo: Armar equipos, probar sonido, anunciar que haremos un taller de sonido ya que yo necesito gente que me cubra cuando no estoy en Arequipa y estoy en campamento. Algo importante de que hablamos en el discipulado fue del servicio, y hubo unas palabras de Omar, quien nos enseña, que marcaron dentro mío. Dijo: "Si te ven a ti en vez del Señor, y dicen algo como: que bien tocas Omar, o que buen musico eres, y te honran a ti y ven lo que tu haces o tu logras en el servicio al Señor, y no lo ven a Él, entonces tienes un problema." Vaya semanita. Esto se quedó dentro mío desde ahí, e influyó lo que pasaría de ahi en adelante. Dios me tenía preparado algo muy especial.
Lunes: Reunión con el pastor para coordinar la forma de trabajo que tendremos en el grupo de jóvenes. Quería exponer MIS ideas y mostrar que estabamos descuidando y que estaba mal. En la reunión no hablé ni pío. Analú me dijo que no venía Bessy. Gran problema. Aunque yo pensé que sería fácil de sobrellevar. "Como lo hemos hecho (nosotros) antes" Si, claro.
Martes: Reunión de Campcris: Sobrellevar la Crisis. Teníamos programa pero no estaba detallado y tenía fallas. Nombran a Nica y a Analú como directora y subdirectora (no en ese orden) Por propuesta popular. Saliendo Ana me dijo que qué iba a hacer, no iba a poder ser directora y dedicarse a la capacitación a la vez. Asi que le dije que Nica fuera directora y yo me ponía de subdirector, a la vez que practicaba para el verano. A Ana le pareció una buena idea.
Miercoles: Reunión con Analú y Nica en el café Berea. Rehicimos el programa, y yo me empecé a estresar con todo lo que estaba mal y lo que los demás no hacían bien.

Para este punto estaba teniendo una semana altamente desgastante y no podía dormir bien. Me acosté temprano el lunes y el martes después de mucho, pero aún asi no conseguí dormir bien. Me desperté como seis veces en cada noche. Me estaba moliendo y no obtenía descanso.
Jueves: Me di cuenta de que no tenía fuerzas ni ganas de nada y que el no tener tiempo devocional esos días tenía que ver radicalmente con eso. Que estaba creciendo ya que me estaba volviendo mas dependiente de tener tiempo de calidad con Dios, y estar en comunión con Él. Tuvimos reunión para el campamento de la Tercera Edad de la Iglesia, y Analú me presentó como su mano derecha, pero estaba tan cansado que no me sentía ni la mano derecha ni nada. Me sentía inútil. Y sentía que no debía estar ahi, en ese preciso instante.
Viernes. Viaje al campamento. Fin de semana de trabajo. Lamentablemente para este punto el apoyarme en mis fuerzas no era una opción, pero aún asi la tomé como una. El resultado fue cansancio generalizado en mi, dolor, y contradicción. Debo hacer hincapié en el hecho de que no estaba consciente de lo que estaba pasando, no tenía idea de porque me sentía asi.

Creo que fue un campamento de honra inesperada. Y en el momento incorrecto. Cuando lidiaba con mis demonios de egocentrismo, y mi lucha estaba en el punto mas duro, Un punto en el cual no sabia que hacer, que paso tomar, si recibir con gusto los elogios y los buenos comentarios, y decir gracias, un gracias medio sincero, porque, si, gracias por reconocerme, decir que todo está bien en lo que hago, que estoy creciendo en El, que soy el fruto del campamento, que Dios se muestra por medio mio, que es su obra, en fin, me estaban viendo a mi. Y yo no me sentía bien. Me sentía mal recibiendo tantos elogios, sentía que no los merecía, que mi servicio ese fin de semana no estaba teniendo el resultado que debía, no estaba satisfecho con nada, no estaba en posición de reclamar, no tenía ánimo ni fuerzas para hacerlo.

Me llamó la atención Kathy. Les explico. Katherine Urbano, de la cual sé poco pero lo suficiente, trabaja en campamentos y está bastante capacitada en eso. Algo que me llamó la atención fue su sencillez, el apoyo que nos daba, su manera de ser, y poder ver que era genuina, que aunque pudiera ser una persona muy capaz, y saberse así, no se sentía mal de eso, recibía los elogios de manera normal, y cuando tuvimos la clausura y la aplaudimos por su gran apoyo, ella señaló al cielo en una especie de entrega de honor al Señor. Y es una imagen que nunca se me va a quitar de la mente: Kathy señalando al cielo. Me dije a mi mismo: Esta mujer tiene algo especial, y quiero saber que es, porque yo también quiero tenerlo.
Y volvimos a Arequipa.
Y de nuevo: Lunes reunión con el pastor y yo de nuevo mudo, viendo como todo se desenvolvía por los demás.
Yo yta etsba cansado. Había reconocido el problema, el pecado, y se llama orgullo, y no tenía manera efectiva de desterrarlo (Para algunos es tan obvio, lo sé, y lo era, pero bueno, prosigo) Hablé algo con Ana, pero no fue gran cosa, era dificil de explicar, y no habia tiempo para que yo me desenmarañe. Bajé con Emely, desde Leon 13 hasta la Cato, y en todo el trayecto yo hablé. Le dije que me pasaba, como me sentía, y desenmarañé todo. Y no puedo explicar al detalle ocm ofue todo, porque yo mismo no lo sé, solo sé que muchas veces que tengo problemas dificiles de resolver, Dios se ingenia la manera en la que yo mismo pueda llegar a la conclusión que Él quiere. Tuvo que pasar todo lo que pasó, el discipulado, la falta de organización, el poder estar en el poder, (mas o menos asi) darme cuenta de que no estaba funcionando bien, darme cuenta que tenía un problema que afectaba el ministerio, que afectaba la manera en la que Dios obraba, y ver que si eso seguía igual, mi servicio en verano sería catastrófico.
Así que me di cuenta (de nuevo, y eso demuestra lo necio que puedo llegar a ser a veces) que no soy nada, que si estoy aqui es solo por voluntad de Dios, recuerdo que yo me debí morir al nacer, que me desahuciaron, que no sería normal si remotamente sobrevivía, que tuve muchos problemas de salud incluyendo tumores en la hipófisis (quizá suene trágico pero así fue), y dos fracturas de cráneo, que aunque no viví con mi papá tuve a mi abuelito y a muchas personas como mi pastor por ejemplo que me enseñaron lo que debía saber como hombre, mi mamá que me crió muy bien, y tantas cosas mas que definitivamente soy enormemente bendecido, que tengo todo inmerecido, que definitivamnte no doy la talla para nada, me equivoco mucho, tengo muchos defectos y ninguna cualidad sobresaliente por sobre otras o por encima de los demas, pero que sin embargo he podido ver como Dios se muestra en mi vida, como obra por medio mío y como me hace tan feliz, y me doy cuenta de eso, y digo: ¡De que rayos me jacto!, de que me enorgullezco si ningún logro mío no es más que fruto de la voluntad de Él, que proveyó todo para que yo lo tuviera, y definitivamente, como lo dije hace mucho, y lo digo de nuevo, soy polvo, y si no fuera por Él no me moveria como me muevo, ni sería lo que soy, que no tengo vuelta hacia atras y que mi vida sin el tendría el sentido que tendría para una ballena vivir en el Sahara. Recién cuando me di cuenta de eso, es que tuve paz, y reconozco publicamente mi dependencia a El, diaria, y perpetua, y ahora si puedo recibir con confianza los elogios, porque sé que no son para mi, sino para El.
Soy libre, de nuevo.
Y estoy de vuelta (Y de moda.. xD)
Pero Dios no está solamente de moda, Él nunca pasa.
Y hablaría de la chica bonita que me prestó su cámara y que conocí el fin de semana un poco mas, pero, lo haré en otro post, con otro motivo.
Al final, que sea su voluntad.
LIberadoR, puramente liberador.

1 comentario:

litmam dijo...

tu semana si q ha sido un completo FAENON, espero que tengas honorarios de exito minimo.